Panic Button

Habíamos perdido aquello que nos había mantenido juntos por tanto tiempo. Y lo cierto es que ni siquiera acertaba a recordar ni cómo ni cuándo.

La distancia, se fue haciendo insalvable. Los días se convirtieron en meses, y después en años, al final… ya nada quedaba de lo que en su día había sido inmenso. Por no quedar no quedaban si quiera lágrimas. Y todo era más bien oscuro en el recuerdo.

Resultaba aterrador pensar como algo podía pasar de serlo todo, a simplemente no ser nada. A no dejar huella.

Es un tanto incómodo que la vida se burle de nosotros de esta manera. Dejando que el contador siga su curso, pase lo que pase. Que no tengamos a mano un botón de alarma, de pánico, que pulsar cada vez que pase algo que vaya a cambiarnos tanto la vida. Un botón de Stop (dios mío si tan si quiera ese botón nos concediera un segundo… ).Quizás así recordaríamos los momentos que lo cambiaron todo. E hilar de “stopses” nuestros recuerdos, sabiendo cuáles fueron las buenas y cuáles las malas decisiones.

A penas nada cambiaría. No podríamos volver a atrás, pero recordaríamos con más nitidez los instantes de tránsito. Las cosas que nos han convertido en lo que somos.

Todavía con el olor del café recién hecho en la manos, a diario asumo las reglas del juego. No hay tiempo que perder. No hay tiempo si quiera para recordar, aquello que ya fue, que ya fuí. Porque para seguir el ritmo de la vida… hay que bailar a contratiempo.

 

vlcsnap-2015-08-30-20h18m15s13 (2)

Fotografía: ECM

We had lost what had kept us together for so long. And the truth is that I did not even remember how or when.

The distance became insurmountable. The days turned into months, then years, at the end … nothing left of what had once been immense. There were no tears. And it was rather dark in the memory.

It was frightening to think like a thing could mean everything, and then be nothing. Without a trace.

It is uncomfortable. Life mocks us. Leaving the counter to take its course, whatever happens. We do not have a panic button press whenever something that will change our lives pass. A Stop button (if this button my God grant us a second …).

Perhaps then we would remember the moments that changed everything. Spinning with “stopses” our memories, knowing which were good and which bad decisions.

Hardly any change. We could not go back, but would remember more clearly the moments of transit. The things that have made us who we are.

Still with the smell of freshly brewed coffee in hand, every day I take the game. There is no time to waste. No time if you want to remember what it was and who I became.

Because to follow the rhythm of life … we must dance setback.

ECM

Anuncios

Acerca de Elena Caride

Representante Residentes Grupo de Trabajo Diabetes Mellitus SemFYC
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Escritos, Sociedad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Panic Button

  1. Pilar dijo:

    Que alegría! Volver a leer estos artículos.

  2. Pilar dijo:

    Felicidades!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s